Cándida Acosta

candida.acosta@listindiario.com

Santo Domingo, RD.

En mejor momento no podría llegar el reporte de la agencia evaluadora de riesgo país Standard & Poor’s.  La mejora de la calificación de BB- a BB resulta positiva porque facilita que el costo del crédito sea menor. Se trata de una herramienta fundamental para los inversionistas al momento de colocar sus capitales en un instrumento de deuda en determinado mercado.

Este lunes, la agencia mejoró a BB la calificación de República Dominicana. ¿Qué significado tiene esa evaluación?. Esta calificación se corresponde con el grado menos vulnerable en el corto plazo. De igual modo, presenta gran incertidumbre ante condiciones económicas financieras y de negocios que sean adversas.

En tanto que para el largo plazo S&P elevó sus calificaciones de BB a BB-. “La perspectiva estable refleja nuestra visión de riesgos equilibrados entre sólidas perspectivas de crecimiento económico y débiles perfiles fiscales y de deuda externa”, dice.

Firmas
En su último informe de riesgo país de junio septiembre 2022, las tres firmas: Fitch Ratings,  Standard & Poor’s, y Moody’s Investor realizaron revisiones y modificaciones en las perspectivas de riesgo de la Deuda Soberana de largo plazo.

Recientemente, Fitch destacó que los subsidios gubernamentales para contener los precios de los combustibles, la electricidad y los alimentos han evitado un mayor aumento de la inflación en 2022.  

Ahora, S&P destaca  que respaldado por buenas perspectivas para el turismo y la inversión del sector privado en zonas francas y construcción, se espera que el PIB crezca alrededor del 4%-5% en los próximos tres años. Como resultado, el PIB per cápita promediará US$11,000 durante los próximos tres años, dice.

Trimestre pasado
Según la Secretaría Ejecutiva del Consejo Monetario Centroamericano (SECMCA), en el Informe de Riesgo País correspondiente al cierre del año 2021, la última revisión en las perspectivas de calificación “tomó como base, entre otras cosas, la reducción del déficit público y las menores necesidades de financiamiento del Gobierno, lo que dio lugar a una estabilización de la relación deuda/PIB; así como también un repunte económico impulsado por la inversión, que se vio reflejado en una recuperación económica más rápida de lo esperado en 2021 y que, se preveía, se tradujera en un crecimiento del PIB por encima del potencial para el año 2022 y 2023”. 

 En el reporte de junio septiembre 2022, la SECMCA destacó el crecimiento del turismo dominicano como soporte importante para las evaluaciones de estas agencias.  En sus análisis las firmas toman en cuenta el crecimiento del producto interno bruto (PIB), el nivel de endeudamiento, el comportamiento de las exportaciones, las inversiones y las finanzas públicas. Exponen las fortalezas, debilidades y riesgos.

Mientras que como factor de riesgo citó la elevada carga de los intereses de la deuda del Gobierno, que en ese momento estaba en un 17.8% ratio intereses/ingresos, al igual que la proporción de deuda en moneda extranjera, la cual indica implica una sensibilidad considerable a los tipos de interés estadounidense y a las condiciones de liquidez mundiales. Actualmente esa proporción ronda el 23%.

Otra preocupación de ese momento fue la alta inflación que presenta República Dominicana, pero ya ha empezado a ceder.

Factores de riesgo
En un escenario a la baja  la firma advierte que podrá bajar las calificaciones durante los próximos 12 a 18 meses si el crecimiento económico pierde impulso, lo que podría resultar en mayores déficits fiscales y un empeoramiento del perfil externo. “También podríamos bajar las calificaciones si los desafíos actuales para aprobar las reformas se traducen en una estructura fiscal más alta. 

Asegura S&P que los riesgos externos están relativamente contenidos.