AP

Nueva York, EE.UU.

Hablando en una conferencia de judíos ortodoxos el viernes, Donald Trump no mencionó una comida privada ampliamente criticada que compartió el mes pasado con un nacionalista blanco que niega el Holocausto y un rapero que ha dicho que “ama a los nazis”.

El expresidente le dijo a la audiencia que él era “el mejor aliado que han tenido”.

Una y otra vez, Trump elogió al pueblo judío y destacó su apoyo a Israel durante la Conferencia Presidencial Anual de la Torá Umesorah realizada en el club National Doral en Miami, que pertenece a Trump. Alegó que el Congreso era “casi antiisraelí” y dijo sin pruebas que algunos demócratas en Washington “odian a Israel con pasión”.

Trump busca ganar impulso político un mes después de convertirse en el primer candidato oficial en ingresar a la contienda presidencial de 2024. Esperaba que el anuncio anticipado pudiera ahuyentar a los posibles retadores, pero una serie de reveses políticos lo han dejado profundamente vulnerable a medida que avanza en su tercera campaña presidencial.

El republicano de 76 años enfrentó fuertes críticas dentro de su propio partido a fines del mes pasado después de cenar con el supremacista blanco que niega el Holocausto, Nick Fuentes, y el rapero anteriormente conocido como Kanye West. Poco después de la reunión, West, ahora conocido como Ye, dijo: “Amo a los judíos, pero también amo a los nazis”.

El exvicepresidente Mike Pence pidió a Trump que se disculpe por la reunión y dijo que el expresidente había “demostrado un juicio profundamente pobre”.

Trump en ese momento dijo que no estaba al tanto de las opiniones de sus invitados a la cena.

El viernes, Trump ignoró el episodio por completo.