Por Amable Grullón 

SANTIAGO. Las dudas saltan a la vista de la versión policial sobre el allanamiento en horas de la madrugada donde murió un empresario y resultó herido un agente policial y la Fiscalía aún guarda silencio, mientras en el vecindario realizaron encendido de velas en reclamo de una investigación.

La balacera que despertó sobresaltados a los vecinos del sector Los Rieles de Gurabo, quienes llamaron a los medios de comunicación, ha sembrado las dudas sobre lo que realmente pasó en el lugar y las razones del operativo que concentró una gran cantidad de agentes élites de la Policía.

La Dirección Regional Cibao Central de la Policía Nacional informó “que un agente policial resultó herido y un hombre de clase civil muerto en acción legal, durante un allanamiento realizado mediante orden judicial 10397-2022, por agentes policiales adscritos a la Subdirección de Inteligencia (DINTEL), en compañía del equipo SWAT y representantes del Ministerio Público”.

Te puede interesar leer: Agentes matan hombre en “intercambio”

Sin embargo, los familiares de Daniel Antonio Rodríguez Céspedes, de 43 años, residente en el sector Los Rieles de Gurabo, han solicitado una investigación detallada sobre los hechos y el porqué se presentaron a la 5:00 de la mañana a realizar el allanamiento.

Vecinos del lugar realizaron en la tarde de ayer un encendido de velas en repudio al hecho y reclamando una investigación imparcial.

La esposa de Daniel Antonio Rodríguez Céspedes, la profesora Laura Rubio, dijo rechazó que su esposo tuviera una querella por amenazar a nadie, o que ellos fueran notificados por esta amenaza alguna.

La esposa, que era la única persona presente en la víctima narró que estaba prendida con fiebre, que estaba durmiendo en otra habitación, cuando fue despertada por las voces gritando que eran Policía y que abriera la puerta.

Explica que preguntó a su esposo sobre lo pasaba y que este le dijo que se quedara en la habitación y luego empezaron a sonar los disparos.

Recuerda que fue tirada al suelo y que la acusaban de ser una delincuente, por lo que todo el tiempo ella pensó que se trataba de atracadores y no Policías reales.

Laura sospecha que tal vez su esposo pensó lo mismo, porque la hora y la forma como se realizó el allanamiento no encajaban en la forma como actuaran.

La Policía afirma que Daniel Antonio Rodríguez Céspedes tenía una denuncia en su contra por el hecho de haberle realizado cinco disparos con un arma de fuego a un señor en medio de una discusión por un roce vehicular el pasado mes de noviembre.

Sin embargo, la señora Laura Rubio niega que su esposo amenazara o dispara a nadie y recordó que una noche reciente, sacando uno de los camiones de su propiedad reversa tuvo un altercado con un joven desconocido quien le insultó y lo acusó de estar drogado, pero recuerda que su esposo estaba desarmado en ese momento.

Explica que no estaba usando el arma de fuego porque había tenido problemas para renovar el permiso. Asegura que su esposo tenía una empresa registrada de forma legal desde hace 16 años y que todos conocen en el vecindario.

La policía dice que en la casa de Daniel Antonio Rodríguez Céspedes recolectaron como evidencia la pistola marca Sarsilmaz, calibre 9 milímetro serie no. T110204H000919, nueve casquillos calibre 9 milímetros y cuatro calibre 7.62, así como también el fiscal actuante ocupó un chaleco antibalas y dos cargadores de pistola.

La Policía afirma que todas las evidencias se encuentran en poder del Ministerio Público, pero la Fiscalía no ha hablado sobre el hecho.