Graciela Cuevas

Cerrar la brecha de la desigualdad social es uno de los principales desafíos de la República Dominicana, que conmemoró este martes el nacimiento de Damián, el bebé que simbólicamente representa en el país que el mundo alcanzara los 8,000 millones de personas.

«El gran compromiso de Naciones Unidas con los Objetivos de Desarrollo Sostenible, donde se plantea atacar la pobreza, es disminuir esa desigualdad«, comentó Sonia Vázquez, representante en el país del Fondo de Población de la ONU, y quien destacó que el país tiene años tras años un crecimiento económico, pero que no llega a todos.

Vázquez aseguró que la eliminación de esa desigualdad se logra con políticas sociales en favor de los que se están quedando atrás. «Eso significa estar permanentemente mirando a las poblaciones porque las poblaciones no tienen igual oportunidades», aseguró, en el acto de conmemoración por Damián.

Como ejemplo, habló sobre los embarazos en adolescentes. «Porque sin darnos cuenta, si no se dedican recursos o iniciativas, se nos quedan atrás. Un embarazo en adolescente es parte de un círculo de pobreza que va arrastrando el bebé y después las próximas generaciones», dijo.