Las autoridades confirmaron que el estudio de impacto fue presentado por Karpowership en principio de agosto

El Ministerio de Medio Ambiente informó que el proceso de autorización ambiental del proyecto que busca la instalación de dos barcazas en las inmediaciones del muelle de Los Negros, en Azua, aún se encuentra dentro de los plazos establecidos. 

Las declaraciones del Ministerio surgen luego de que la empresa Karpowership, representada por el abogado Ángel Lockward, manifestara que las autoridades han demorado en dar una respuesta sobre la licencia ambiental de la iniciativa. 

“El proceso de evaluación ambiental comprende un plazo de 190 días laborables por lo que el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales se encuentra en plazo para emitir su decisión, según el artículo 22, párrafo V, del Reglamento para Autorizaciones Ambientales de la República Dominicana”, sostuvo la institución en un comunicado.

Medio Ambiente señaló que recibió la solicitud de autorización ambiental por parte de la empresa turca el pasado 23 de noviembre del 2021.  Detalló que, posteriormente, el 22 de febrero, el ministerio emitió los Términos de Referencia (TdR) para la realización del estudio técnico de impacto ambiental.  

Aclaró que los términos de referencia que realiza el Ministerio “no representan o implican una autorización para iniciar y/o ejecutar el proyecto”. Las autoridades confirmaron que recibieron el 4 de agosto de 2022, el estudio técnico de impacto ambiental para ser evaluado, “etapa en la que se encuentra actualmente”.

 “El Ministerio se encuentra agotando el debido proceso que establece la Ley 107-13 sobre Derechos de las Personas en sus Relaciones con la Administración y de Procedimiento Administrativo, en el entendido de que aún no se ha vencido el plazo aplicable a este tipo de solicitudes”, concluyó.

En rueda de prensa, la empresa Karpoweship, atribuyó a la gestión del fallecido exministro Orlando Jorge Mera la escogencia de esa zona para la instalación de esas generadoras de electricidad.

La empresa turca ganó una licitación para la instalación de 178 megavatios, ante la crisis energética que atraviesa el país.