Por Domingo Berigüete 

La Segunda Sala Penal de la Suprema Corte de Justicia impuso tres meses de prisión  condicional suspendida al  diputado Sadoky Duarte Suárez, acusado de agresión a una agente de la Policía  durante una redada.

Durante esos tres meses el condenado deberá mantenerse alejado del lugar donde se encuentre la víctima y cumplir con las disposiciones establecidas en la sentencia o de lo contrario cumplirá la pena en prisión.

El  tribunal integrado  por los magistrados Francisco Jerez Mena (presidente), Frank Soto y Francisco Ortega Polanco hizo un análisis de los tipos penales imputados al diputado y sus concurrencias.

    La Suprema Corte de Justicia es de  criterio de que en el caso  se reúnen los elementos constitutivos de la rebelión toda vez que el encargado enfrentó  a los a los agentes actuantes.  

También consideró que en el caso  incurren los tipos penales de ultraje y violencia contra una autoridad pública, en este caso la agente de la policía agredida.  

Sin embargo, consideró que  no concurren  los elementos constitutivos de violencia contra la mujer. Aclaró que ante el interés  de desistir de la querella se hace imposible el procesamiento del imputado por ese tipo penal.

Mientras se leía la sentencia el juez Francisco Ortega le dijo algo en baja voz al presidente del tribunal y este decretó un receso y salieron de prisa y ni siquiera dijeron cuando continuarían con la lectura.

El 28 de diciembre de 2020, la agente presentó la denuncia formal en contra del diputado por la provincia Juan Sánchez Ramírez.

Según la acusación presentada en la Suprema Corte  por  la Procuraduría General de la República, la agente declaró que Duarte Suárez la agredió en el momento en que la patrulla de la que ella formaba parte trató de retirar de la calle Padre Fantino, de Cotuí, un vehículo dejado abandonado en la vía por cinco personas que huyeron en forma sospechosa.

 Momentos después, según su declaración, el legislador se presentó al lugar en forma agresiva para evitar que el vehículo fuera retirado y, mientras resguardaban a un coronel para evitar que el diputado lo golpeara, el legislador la agredió “dándole una trompada en el lado derecho de su cara”.

El diputado se había presentado al lugar  donde tenían retenidas a tres personas y, según la acusación, de forma arrogante y desafiante  le dijo a la patrulla que le bajará esa gente de la guagua.

Añade que luego se presentó al cuartel y que amenazó a un oficial y a un  fiscal con hacer que los cancelen por tratarse de un diputado  de la República.