Onelio Domínguez

El juez de la Oficina de Atención Permanente del Distrito Judicial de Santiago, Julio Araujo, impuso presentación periódicaimpedimento de salida y una garantía económica de 25 mil pesos en efectivo como medida de coerción a Katherine Báez Perdomo, acusada de destruir los cristales del vehículo de su expareja sentimental.

Báez Perdomo rompió los cristales con una piedra en un hecho que ocurrió en el distrito municipal Hato del Yaque, en la zona sur de Santiago.

La sanción fue impuesta luego de que el tribunal reenviara en dos ocasiones el conocimiento de la medida de coerción, lo que provocó que Báez Perdomo permaneciera presa por más de dos semanas, a la espera de la decisión del juez, quien al final fallo con las tres medidas que le permitirán volver a libertad.

Delvis Infante, abogado de la defensa técnica, indicó que su defendida no representa peligro para la víctima, por lo que el juez actuante aplicó la decisión.

“Nosotros como abogado de la acusada conseguimos las tres medidas impuestas por el juez del tribunal permanente y pudimos conseguir su libertad”, dijo Infante.

Báez Perdomo, de 24 años, quien ha procreado un niño con su expareja Yunior Paulino Peralta Torres, de 33 años de edad, se encuentra en estado de gestación de él.

El Ministerio Público, a través de la Unidad de Atención a Víctimas de Violencia de Género, Intrafamiliar y Delitos Sexuales, presentó cargos contra la mujer por violación al artículo 309-2-3, literal E, del Código Penal Dominicano, modificado por la Ley 24-97, que establece sanciones por la violencia intrafamiliar agravada, ejercida contra su expareja.

Báez Perdomo el pasado fin de semana tomó en sus manos una piedra y procedió a destruirle todos los cristales del vehículo, una yipeta CRV, color negro, año 2016, propiedad de su expareja, con quien había discutido previamente.

Además de las pruebas materiales, la Fiscalía depositó el informe psicológico que especialistas del Instituto Nacional de Ciencias Forenses (Inacif), practicaron a la víctima, y en donde se revela que ha sufrido agresión física, verbal, emocional y psicológica.

La investigación establece que la mujer había ejercido violencia en contra del hombre, pero esta es la primera denuncia de la víctima ante las autoridades. No obstante, la Fiscalía estableció que los riesgos son altos «por lo cual el Ministerio Público actuó de inmediato para evitar consecuencias mayores».