La falla aumenta el riesgo de sufrir una lesión durante un choque

Honda llamará al taller a medio millón de vehículos en Estados Unidos y Canadá, porque los cinturones de seguridad delanteros pueden no trabarse debidamente.

El retiro abarca algunos de los modelos de mayor venta, entre ellos las camionetas CR-V de 2017 a 2020, el Accord de 2018 y 2019, la Odyssey de 2018 a 2020, y el Insight de 2019. También incluye los modelos 2019 y 2020 del Acura RDX.

Honda dijo en documentos publicados el miércoles por los reguladores de seguridad de Estados Unidos el recubrimiento superficial de la inserción de la hebilla puede deteriorarse con el tiempo. El botón que libera la hebilla puede encogerse al bajar la temperatura, lo que incrementa la fricción e impide que la hebilla quede trabada.

Si la hebilla no está trabada, el conductor o el pasajero puede no estar protegido en un choque, lo que acrecienta el riesgo de sufrir una lesión.

Honda dijo que no tiene informes de lesiones causados por el problema.

Los concesionarios reemplazarán los botones de liberación de la hebilla o el juego completo si es necesario. Los propietarios serán notificados por cartas a partir del 17 de abril.