Jusety Pérez

Como un “campo de guerra” definieron los comunitarios de la calle Matías Ramón Mella, en el sector Guachupita, Distrito Nacional, la balacera ocurrida el pasado domingo, alrededor de las 11:30 de la noche, entre supuestos líderes de bandas de la zona.

De acuerdo con sus versiones, la lluvia de tiros duró más de diez minutos, suficiente para crear el temor entre los residentes del lugar, quienes se escondían debajo de las camas, mesas o de cualquier objeto que pudiera servir de escudo si traspasaba alguna bala en sus residencias.

A pesar de que esta acción no es novedad en el entorno, los vecinos de la barrida afirman que esta balacera fue “mucho más fuerte” que en otras ocasiones. Estiman que más de 40 tiros se escucharon en el lugar.

La semana pasada Diario Libre realizó un recorrido en el sector Guachupita, Los Guandules y Gualey, donde los comunitarios expresaban que los enfrentamientos entre líderes de bandas estaban en total calma, sin embargo, la realidad resultó ser otra.

Piden a la Policía Nacional tomar acciones verdaderas en la zona para enfrentar a los antisociales. Aseguran que en el lugar ha disminuido el patrullaje y los delincuentes realizan sus acciones delictivas a sus anchas.

El señor Gregorio Soto entiende que el Gobierno tiene buenas intenciones de hacer una buena gestión, pero que con deseos no se llega a nada, si no se toman buenas acciones en contra de los delincuentes.

“Una persona de esa la agarran hoy y ya mañana tú lo ves en la calle como si nada”, agregó el señor Soto, quien se mostró indignado ante la ola delictiva que afecta a la población.

Otra persona, quien no quiso ser identificada por temor a represalias, sostuvo que los agentes del orden saben quiénes son los delincuentes del sector, pero que estos se hacen los ciegos por tenerle miedo a los antisociales que controlan el lugar.

«Es miedo que le tienen a los dueños de bandas, los policías pasan dos veces y ya entienden que están haciendo el trabajo. El trabajo se hace con la constancia y el seguimiento, deben de hablar con la junta de vecinos, con la gente para que sepan la realidad de aquí»Comunitario del sector Guachupita

Además, según indican, en el barrio hay más armas ilegales que en la propia Policía Nacional. “Aquí hay que hacer un operativo, pero sin miedo, a los delincuentes no se les puede tener miedo hay que enfrentarlos como ellos se merecen, porque a ellos no les importa atacar a personas inocentes por conseguir lo de ellos”, indicó un vecino del lugar.

Comerciantes

Algunos comerciantes del lugar indicaron que tienen que cerrar sus puertas antes de las 10:00 de la noche, ante el miedo de ser asaltados o de que se forme una balacera que no les dé tiempo llegar a sus residencias.

“Yo aquí tengo que cerrar a las 9:30 de la noche más o menos, y aun así es tarde, porque a veces vienen los dueños de negocios (antisociales) a joder a uno a punta de pistola. Esa situación nos tiene en zozobra”, comentó Raúl Balbi, comerciante del sector Guachupita.

Luis Frías tuvo que reforzar la seguridad de su negocio debido a que en menos de dos meses han asaltado su local en más de cuatro ocasiones.

“Esto cada vez está peor, aquí los policías no hacen nada, es como miedo que le tienen a los delincuentes. Ellos cruzan rápido y se van de una vez”, agregó Frías.