Carlos Moreta | Redacción Digital

Santo Domingo, RD.

La temporada otoño-invernal de beisbol en República Dominicana ha entrado a su fase final.

Estrellas de Oriente y Tigres del Licey serán los protagonistas de la etapa final del beisbol criollo, que comienza este viernes desde las 7:15 de la noche.

El paso previo a la celebración de la final es la escogencia de importados en un draft especial que se celebrará esta tarde.

Las reglas básicas son las siguientes: Cada equipo tiene derecho a escoger dos peloteros, por lo que serán solo dos rondas de elección y cuatro picks o selecciones.

En ambas rondas seleccionará de primero el equipo que haya quedado en primer lugar en el Round Robin. En este caso, Tigres del Licey, y de segundo Estrellas de Oriente. Ese orden de escogencia se decide por la tabla de posiciones.

Licey y Estrellas quedaron igualados con 10 victorias y 6 derrotas pero los Tigres tienen la ventaja por haberle ganado la serie particular a los verdes.

Con estas informaciones conocidas es importante ver cuáles son las principales debilidades y un acercamiento de qué sería lo que los equipos estén buscando en ese draft para reforzarse.

Estrellas Orientales

Los paquidermos llegan hasta la etapa final del torneo con una necesidad bastante clara por mejorar: pitcheo abridor. Este apartado tan solo logró promediar cuatro episodios de labor en el curso del Todos contra Todos, clara razón de que si el equipo desea continuar en competencia, antes debe mejorar su rotación de inicialistas.

Los paquidermos terminaron con efectividad colectiva de 3.11, por encima de la acumulada por sus rivales, Tigres del Licey, que terminaron con 2.92.

En cuanto a bateo, las Estrellas promediaron 259 de forma colectiva, con porcentaje de embasarse de 323. El slg fue 374.

Los Azules batearon 244 de forma colectiva y tuvieron porcentaje de embasarse 321. El slg fue de 357.

Tigres del Licey

Los capitalinos presentan un compacto equipo luego de que su ofensiva se combinara para producir un OPS de .676 en las semifinales y que sus lanzadores registraran efectividad de 2.90, aunque esto no quita el apuro de hacer adiciones.

De forma específica, los azules deben velar por incrementar la ofensiva de la parte baja de su alineación de bateadores (entre el sexto y el noveno al orden), tras ver que estos produjeran de manera colectiva el pírrico promedio de .218.

Puede que los Tigres del Licey también necesiten fortalecer su cuerpo de lanzadores de relevo.