Por Jhonny Trinidad

SANTO DOMINGO.- El partido Fuerza del Pueblo (FP) acusó al Gobierno de actuar con  «irresponsabilidad» ante el auge del cólera en la República Dominicana.

En rueda de prensa encabezada por su secretario de Salud, doctor Ramón Alvarado, la FP dijo que la población dominicana ha sido dejada en estado de abandono, por lo que el cólera podría convertirse en una gran epidemia.

Calificó como «un fracaso» el trabajo preventivo que «en materia de salud, dicen ejecutar las  autoridades sanitarias».

«El 2 de octubre de 2022, en Haití se inició un brote de cólera que luego se convirtió en epidemia, y hasta el momento, de acuerdo con cifras de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), se han reportado 22,469 casos sospechosos y han muerto 452 personas», resaltó en rueda de prensa

Entre los principales factores de riesgo para la propagación del cólera, mencionó los movimientos de población, por la migración, el turismo y el comercio internacional. «Además, el déficit de agua potable, la falta de un adecuado sistema de alcantarillado, los problemas de saneamiento ambiental y el hacinamiento”, subrayó.

Dijo que en la República Dominicana ya han sido notificados casos de cólera en Higüey, Santo Domingo y el Distrito Nacional, la mayoría de ellos detectados en los sectores La Zurza, San Carlos y Villas Agrícolas, del Distrito Nacional.

A su juicio, es preocupante la ausencia de información sistemática por parte de las autoridades sobre el curso de la enfermedad en el país.

“Salud Pública está ocultando los casos de cólera. Hay que tener la búsqueda activa de los casos, dar seguimiento epidemiológico, lo cual no se está haciendo. La notificación sobre ésa o cualquier otra enfermedad es de carácter obligatoria. Sin embargo, en el caso del cólera, la última información oficial del Ministerio de Salud Pública fue publicada el 23 de noviembre, con datos correspondientes a la última semana de octubre, lo que significa una marcada debilidad de la implementación del sistema de vigilancia epidemiológica”, declaró Alvarado.