María del Carmen Guillén

Las estadísticas sobre el reglón financiero de cooperativas en República Dominicana son imprecisas. Lo seguro es que ese modelo de ahorro y financiamiento se fortalece en comunidades urbanas y rurales, aportando al crecimiento económico. Sin embargo, la falta de regulación impide una mayor inclusión financiera y constituye una brecha para el lavado de activos.

Para 2016, en el país habían registradas 860 entidades mutualistas y ya para el 2020 habían 1,162. Para ese año se registraron 302 entidades adicionales, de las cuales se desconoce su estatus, indica el plan estratégico para el periodo 2021-2025 del Instituto de Desarrollo y Crédito Cooperativo (Idecoop).

El documento destaca que en el país hace falta un censo para determinar la cantidad de cooperativas existentes, su flujo de operaciones y cantidad de personas asociadas. Contar con información detallada de las actividades del sector es determinante para potenciar su nivel de alcance, resalta la entidad.

Sin embargo, el Instituto de Desarrollo y Crédito desarrolla una estrategia para aumentar el cooperativismo a nivel nacional.

La entidad aprobó en tiempo récord 808 nuevas entidades, de agosto de 2020 a febrero de 2022, según el último reporte estadístico publicado en su página web, en el que resaltan la meta de incentivar la formación de más de 2,000 cooperativas en cuatro años.