Familiares piden justicia por la pérdida de Carlos Marte , a quien calificaron como un militar correcto, trabajador y solidario con los demás

En medio de muestras de dolor y pedido de justicia fueron sepultados con honores militares este martes los restos del segundo teniente de la Fuerza Aérea de República Dominicana (FARD), Carlos Marte, de 36 años, en el Cementerio Cristo Salvador en Santo Domingo Este

Marte resultó muerto a tiros el pasado domingo a mano de varios hombres en el barrio popularmente conocido como «El Callejón de los Perros» del sector Villa Faro, Santo Domingo Este.

Durante el hecho resultaron heridos un sobrino de Marte, quien fue identificado como Luis Zapata Marte, su hermano Alfredo Marte y otro hombre identificado como Charles Djourvens. 

«Ahora me voy a quedar sola y lo voy a dejar sólo a él», gritaba María Altagracia Santana, viuda del oficial, quién también fue rozada en una de sus piernas por uno de los disparos. 

El campo santo estuvo concurrido por familiares, amigos, vecinos y compañeros trabajo, quienes lamentaban la pérdida de quien calificaron como un militar correcto, trabajador y solidario con los demás.   

«Todos lo llamaban y lo ocupaban y siempre estaba»; «era un buen amigo para los que lo conocíamos»; «queremos que agarren a esos tipos que mataron a un hombre tan bueno» y «caramba Carlos le va a hacer falta a mucha gente», eran parte de los comentarios que se escuchaban mientras el féretro era depositado en un nicho familiar. El extinto agente era padre de siete hijos. 

El hecho

De acuerdo con el relato de la viuda de Marte, el pasado 31 de diciembre ambos esperaban la llegada del 2023 en su residencia, en el sector Brisas del Este, junto a toda la familia, festejo que se extendió hasta horas de la madrugada.

Tras concluir el encuentro decidieron llevar a sus casas a los que no disponían de transporte, entre los que estaban su sobrino Luis Zapata Marte y su hermano, Alfredo Marte, los que residen en Villa Faro. Llegaron pasadas las 4:00 de la madrugada.   

La mujer cuenta que una vez allí, Marte decidió quedarse a dormir hasta la mañana siguiente porque el sueño no le permitía manejar de regreso hasta su hogar por lo que se acostaron a dormir. 

Indica que pasadas las 7:00 de la mañana, Luis Zapata fue a despertarlos diciendo que unos tales Macuto y Ray lo habían asaltado y pidiendo que este interviniera para que le regresarán su teléfono celular, a lo que luego de mucha insistencia accedió.   

Cuenta que su esposo fue en compañía de su sobrino y su hermano a un colmado donde estos se encontraban para interceder, pero de inmediato los alegados asaltantes la emprendieron a tiros contra ellos sin mediar palabras causando la muerte a Carlos Marte. 

Narra que al escuchar los disparos intentó salir a ver qué pasaba, pero fue rozada en una de sus piernas por una bala y cayó al piso. Posteriormente los señalados autores del hecho huyeron del lugar con rumbo desconocido.