Producto de la muerte de Steven, tres niños de siete, cuatro y dos años quedaron en la orfandad.

Sauro Scalella

Santo Domingo RD

Los familiares del agente de la Policía Nacional, Steven Betances Lachapel, de 26 años de edad, quien se encontraba en el fuego cruzado registrado la noche del martes en Los Alcarrizos, desmintieron que este haya sido un delincuente y que estaba inactivo en la institución del orden, como informó en un comunicado la PN.

«Él estaba activo. Él no estaba inactivo, como dijo el vocero de la Policía. El ayer iba (miércoles) a trabajar porque lo habían trasladado al destacamento del kilómetro 9 y le pasó ese suceso el martes», expresó afligida la madre del occiso, Jessenia Lachapel

a madre, consternada de perder a su hijo, pidió «no juzgar a quienes no conocen», ya que a su hijo lo vinculaban en una presunta «banda criminal».

«No juzguen a la persona si usted no la conoce. Insultando a uno sin conocer la clase de persona que era mi hijo y la clase de familia que somos nosotros…, somos pobre, pero nos somos gente delincuente ni malas personas», dijo la madre quebrantada.

Producto de la muerte de Steven, tres niños entre siete, cuatro y dos años quedaron en la orfandad.