Paul Mathiasen

Ante los recientes acontecimientos que involucran personas con trastornos mentales, diversos legisladores han propuesto la reapertura de hospitales o centros psiquiátricos cubiertos por el Estado.

Sumado a esto, el senador Franklin Peña, reiteró que es necesaria la modificación a la Ley de Salud Mental, la cual no ofrece protección ni seguimiento a personas con trastornos.

Sobre esto último, el legislador recordó que no «no se puede meter preso a una persona que no está en sus cabales» y que si es detenido lo sueltan al poco tiempo.

«Los detienen unos días y vuelve a las calles porque los familiares no tienen como pagar los tratamientos y retenerlos en sus casas», expresó.

Para manejar este problema, explico que también se debe modificar la Ley de Salud Metal, lo que permitiría abogar por un mayor tratamiento a enajenados mentales que circulan con libertad en las calles.

«En San Pedro de Macorís hay una persona llamada «El Rapidito», que tiene trastornos mentales, y en el último año ha matado 2 personas y ahora vemos este caso de fue una persona con trastorno psiquiátrico que lanzó una piedra y mato otro».

«Abrir el ’28’ de nuevo»

Sumado a la modificación de la ley, varios legisladores han propuesto la reapertura de un centro psiquiátrico o el Centro de Rehabilitación Psicosocial, el antiguo «28» que era considerado un «manicomio».

No obstante, otros legisladores han abogado porque se abra un nuevo hospital, en una diferencia localización, y no retomar el “28”.