Juana Cabrera

Santiago, RD

De esa magia que envuelven los escenarios naturales casi vírgenes, pocos quieren o pueden escapar. Y es que la sensación que producen renueva, da libertad y maravilla, o al menos eso opinan muchos.

Por fortuna, en el norte del país existen de esos tesoros cautivantes que nos recordarán lo pequeños que somos ante la hermosa inmensidad que la naturaleza ha construido con detalles exóticos, a modo de impresionantes playas rodeadas de vegetación tropical y particularidades que hacen de esta zona un destino imperdible.

Playa El Ermitaño

Un verdadero paraíso natural con aguas calmas y cristalinas gracias a una barrera de coral, unos 350 metros de playa y abundante vegetación. Se encuentra en el distrito municipal El Limón, Samaná, cerca de otras joyas naturales. Por sus características, se convirtió en el escenario de la serie Survivor.

Además de su oferta visual, guarda una fascinante historia en torno a su nombre: Según registros, Juan «El ermitaño», era un pirata francés que aterrizó allí durante el 1780, donde quedó aislado por 22 años. Más tarde, fue descubierto por sus antiguos compañeros, y los españoles, asombrados, le concedieron el perdón.

Playa Honda

Ideal para acampar, esta playa de arena fina en tono mantequilla, combinada con aguas turquesas, forma una bahía rodeada de cocotales, donde estar en tranquilidad será bastante fácil.

Se encuentra justo en medio de Punta Ermitaño y Punta Berto, Samaná, y se puede acceder a ella tanto en bote, desde playa El Valle o Morón, como a pie, pues no es posible usar un vehículo. Su posición en la costa rocosa le da a este lugar una belleza escénica muy particular.

Playas De Luperón

Visitar los atractivos costeros del municipio de Luperón, Puerto Plata, es de esas experiencias que son para contar, recomendar y repetir. Aquí son varias las playas que pueden apreciarse mediante un recorrido en kayak, con aguas cristalinas, paisajes peculiares y una fauna muy llamativa que puede disfrutarse al pasar.

Desde la bahía de este municipio, punto mundialmente importante para el turismo náutico de embarcaciones de vela, hasta Playa Chiquita, son varias las playas vírgenes que se encuentran, como Playa de Nena, entre otras aún sin nombrar.

Playa Lanza Del Norte

Es un lugar poco visitado, pintoresco, en medio de vegetación tropical y cercado de palmeras. Totalmente deshabitada y considerada una de las más bellas del país, esta playa brinda el silencio suficiente para desconectarse del bullicio de la ciudad, apreciar el mar desde la sombra de los cocoteros y disfrutar del idilio que hará que valga la pena el viaje que, cabe destacar, representa toda una aventura. Una opción para quienes se encuentran camino a Playa Morón, pues solo se necesita atravesar la vía sin pavimentar, que da hasta Lanza del Norte.

Playa Cosón

Para muchos, es la más hermosa de Las Terrenas. Como otras de esta lista, esta playa se caracteriza por ser poco visitada y estar rodeada de palmares, que le aportan una belleza especial. Con sus cuatro millas de largo, resulta perfecta para presenciar uno de los más impresionantes paisajes de la península de Samaná. Al encontrarse cercada de llamativos jardines tropicales, es una excelente opción para actividades nupciales.

Playa Diamante

A tan solo 10 minutos de El Dudú, en Cabrera, se encuentra esta playa ideal para ir con toda la familia, pues sus aguas son tan tranquilas que, en lugar de olas, tiene ondas muy sutiles. Se puede apreciar desde la carretera, y para mayor tranquilidad y disfrute, es tan poca su profundidad que se podría caminar decenas de metros agua adentro y esta apenas llegaría a las rodillas, tomando profundidad al acercarse a la costa abierta. Su particularidad especial: laterales cubiertos de espesa vegetación, cuya sobra alcanza unos metros del agua. ¡Perfecta!