AP

Arabia Saudí dio el primer gran golpe en la Copa Mundial al vencer el martes 2-1 a la favorita Argentina, rompiéndole un invicto que venía desde más de dos años y comprometió el futuro de la Albiceleste en el torneo.

Argentina, que nunca había caído ante un equipo asiático en una Copa del Mundo, se puso al frente temprano por un penal del astro Lionel Messi, pero los Halcones Verdes rompieron con todos los pronósticos al dar vuelta el marcador en un lapso de cuatro minutos al comienzo de la segunda parte con los goles de Saleh Alshehri y su capitán saudí Salem Aldawsari el martes en el estadio Lusail por el Grupo C.