Es la mayor cantidad que realiza un club en ese tipo de instalación en el país

Los Marlins pueden tener fama de ser de los equipos menos agresivos para conseguir el talento aficionado dominicano (solo han entregado dos bonos de siete dígitos en su historia), pero la señal que acaban de mandar en su visión sobre el desarrollo en la isla es contundente.

La academia que el equipo inauguró el viernes en Jubey, Boca Chica, representa la mayor inversión individual que un club de las Grandes Ligas hace público dentro de su vasta infraestructura en la República Dominicana.

El equipo reportó en una nota en su página web que el moderno complejo tuvo un costo de US$15 millones en los 16 meses que conllevó levantar los tres estadios y las otras facilidades.

La academia está a escasos metros de la que construyeron los Filis y los Mellizos y que inauguraron en 2017 con una inversión de US$18 millones.

Antes de los Marlins revelar esta cifra la marca individual la tenían los Rangers, que en 2020 abrieron sus facilidades que conllevaron un desembolso de US$13 millones, también en Boca Chica.

La organización basada en Miami ha duplicado en su apuesto lo realizado en 2008 por los Mets y Padres, que levantaron sus campamentos con US$8 millones, cada uno.

Más reciente en 2019, los entonces Indios (ahora Guardianes) informaron que sus facilidades localizadas en Guerra requirió transferencias por US$10 millones. 

“Este lugar es simplemente increíble. Las instalaciones para el béisbol son una cosa, pero más importante, las instalaciones para que estos jóvenes atletas vayan por su sueño”, dijo Bruce Sherman, el dueño del club. 

Hasta mediados de la primera década de este siglo los equipos apostaban por el alquiler de facilidades. Pero luego pasaron al modelo de construir sus propios complejos o asociarse con otros inversionistas.

La academia

El terreno de 35 acres (141,640 metros cuadrados) es más del doble del tamaño de la antigua academia. Es una combinación de campus universitario y sitio de entrenamiento, con instalaciones residenciales y de béisbol destinadas a ayudar a las firmas internacionales a desarrollarse de manera integral como jugadores de pelota y personas.

Cuenta con tres campos de juego del tamaño de las Grandes Ligas, un campo de agilidad, cuatro túneles de jaula de bateo cubiertos y un conjunto cubierto de seis montículos de lanzamiento, junto con un edificio de administración y atlético de dos pisos y un complejo residencial separado.