Llega a 11 entradas, ya es el líder, e igualó con Pedro Martínez en triunfos en playoffs

A Framber Valdez, uno de esos errores estadísticos que entran al sistema con riesgo minúsculo de inversión y se convierten en estelares, le ha tocado más de una vez hacer las veces de Justin Verlander, un futuro inmortal de Cooperstown, que el próximo mes debe de ganar el Cy Young, a los 39 años.

En 2021, cuando el marido de la modelo Kate Upton recesó en medio de una cirugía Tommy John, el dominicano compensó su baja en la rotación de los Astros. El sábado, un día después de que Verlander reitera sus temblores en Serie Mundial, Valdez devolvió las sensaciones a Houston con 6.1 entradas de nueve ponches en ruta a empatar el match ante los Filis.

Con 104 pitcheos, con su padre viéndolo en el estadio por primera vez en los Estados Unidos, el nacido en Palenque hace 28 años consiguió más que un resultado que confirma su condición de uno de los mejores de la liga.

Valdez se convirtió en el primer abridor zurdo dominicano que gana un partido en una Serie Mundial. Solo Dámaso Marte, en rol de relevo en la 2005 con los White Sox, acuñaba una victoria hasta el sábado entre los izquierdos criollos. 

La presentación de Framber fue la más larga en un Clásico de Otoño por cualquier serpentinero desde que Zack Greinke lanzó 6.1 innings por los Astros en el Juego 7 de 2019.

De los 52 pitchers quisqueyanos que han llegado al Clásico de Otoño solo seis son zurdos; Pedro Borbón Jr., Félix Heredia, Dámaso Marte, Wandy Rodríguez, Francisco Liriano y Valdez. Borbón Jr., tiene el único rescate (1995) para los Bravos. Valdez pasó a encabezar  las entradas lanzadas (11). La victoria lo empata con Pedro Martínez entre los criollos en postemporada (6).

José Antonio Valdez Ramírez, el progenitor de Framber, temía a los aviones, pero esta vez rompió el hielo, emocionado por el desempeño de su hijo y por el número de fanáticos que vio en el estadio con chaquetas que llevaban su apellido en la espalda.