EFE

Monterrey, México

Autoridades mexicanas informaron este jueves del hallazgo de 112 migrantes hacinados en un domicilio en Nuevo León, estado fronterizo del norte, donde policías de la corporación estatal Fuerza Civil escucharon gritos que provenían del inmueble. 

Los hechos, que ocurrieron el miércoles y se informaron un día después, se registraron en el municipio de Salinas Victoria, a unos 36 kilómetros de la ciudad de Monterrey, según la Secretaría de Seguridad Pública del estado. 

Los uniformados señalaron que los gritos provenían de una casa situada sobre la calle Alondra en el mencionado municipio. 

Tras acercarse al lugar, los policías estatales fueron abordados por dos mujeres que les informaron que formaban parte de un grupo numeroso de migrantes que llevaban varios días sin comer, por lo que temían por su salud y vida. 

En el lugar se detectó la presencia de dos hombres que presuntamente eran los encargados de llevar a los migrantes hasta la frontera con Estados Unidos. 

Los presuntos traficantes de personas fueron identificados como Daniel “N”, de 23 años, originario de Nuevo León y Pedro “N”, de 34 años, oriundo de Honduras. Ambos fueron puestos a disposición de la autoridad correspondiente. 

Entre los 112 migrantes figuraban 67 hombres, 31 mujeres y 12 menores de edad, de distintas nacionalidades no detalladas. 

Las autoridades estatales solicitaron la intervención del Instituto Nacional de Migración (INM) para brindar atención a los ciudadanos extranjeros. 

El hecho refleja el flujo migratorio récord hacia Estados Unidos, cuya oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés) ha interceptado a más de 2,15 millones de personas en lo que va del año fiscal 2022.