Debaten la resolución que condena la anexión de terriotorios ucranianos a Rusia

Los países miembros de Naciones Unidas empezaron a debatir este lunes la resolución presentada por Ucrania de condena a la anexión de regiones de este país por Rusia, pocas horas después de los «brutales» bombardeos rusos de su territorio, condenados por la ONU y Occidente.

Con esta resolución, cuya votación no se espera que sea antes del miércoles, Occidente pretende comprobar el grado de aislamiento de la Rusia del presidente Vladimir Putin tras siete meses de guerra en Ucrania.

La petición de Rusia, que el pasado 30 de septiembre vetó una resolución similar en el Consejo de Seguridad, de que el voto fuera secreto para evitar «la enorme presión de Estados Unidos y sus aliados» fue denegada, por 100 votos, frente a los 14 que obtuvo a favor, entre ellos los de Cuba o China, y 38 abstenciones.

Poco antes, se había votado una propuesta de Albania para que el voto fuera abierto, que obtuvo 107 votos a favor, 13 en contra y 30 abstenciones.

El mundo se reúne en el foro internacional con las imágenes de la destrucción y muerte causada por la lluvia de misiles y drones lanzados este lunes por Rusia contra Ucrania, en represalia por la reciente destrucción parcial del puente que une Crimea, anexionada unilateralmente por Moscú en 2014, con territorio ruso.

Durante la reunión, Ucrania acusó a Rusia de demostrar, «una vez más, que es un estado terrorista que debe ser disuadido de la forma más contundente posible», afirmó el embajador ucraniano, Sergiy Kyslytsya.

Su colega ruso, Vasily Nebenzya, se lamentó de que «estamos siendo acusados de proteger a nuestros hermanos y hermanas del este de Ucrania, antes que nada su derecho a vivir, a hablar el idioma y a enseñar a sus hijos su idioma». Y parafraseando a su homólogo ucraniano, aseguró que el régimen de Kiev está al mismo nivel que las «peores organizaciones terroristas».

Según los servicios de emergencia ucranianos, el balance provisional de la última andanada de misiles y drones en Ucrania se eleva a 11 muertos y 64 heridos en todo el país.

Unos ataques que para el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, son «una nueva escalada inaceptable de la guerra» y que han sido condenados por Occidente, empezando por el mandatario estadounidense, Joe Biden, para quien demuestran «la absoluta brutalidad» de Putin, mientras la diplomacia europea los tildó de «bárbaros» y la OTAN de «horribles e indiscriminados».

Los 193 países de la ONU votarán sobre las anexiones «ilegales» de las regiones ucranianas de Donetsk, Lugansk, Jerson y Zaporiyia, tras los «llamados referendos» celebrados a finales de septiembre, y subraya que estas acciones «no tienen validez bajo el derecho internacional». 

La resolución, que copatrocinan 44 países, también pide que nadie reconozca estas anexiones y exige la retirada inmediata de las tropas rusas de Ucrania.

«Muy muy mala» 

Tras el cansancio que empiezan a sufrir muchos países, en particular del Sur, que consideran que el conflicto de Ucrania es un pulso entre Occidente y Rusia que está opacando otros problemas más urgentes para ellos, esta votación permitirá saber cuán aislada está Rusia, en particular después de la anexión de cuatro regiones ucranianas.

«Si el sistema de la ONU y la comunidad internacional, a través de la Asamblea General, no reaccionaran ante este tipo de intentos ilegales, estaríamos en una situación, muy, muy mala», comentó Olof Skoog, quien como embajador de la Unión Europea (UE) ante la ONU redactó el texto junto con Ucrania, que fue suscrito por una cuarentena de países.

La falta de acción de la Asamblea General daría «carta blanca a otros países para hacer lo mismo o reconocer lo que Rusia ha hecho», afirmó.

El canciller ucraniano, Dimytro Kuleba, de viaje en el continente africano, instó a «África a no permanecer neutral» ya que no «hará más que alentar a Rusia a proseguir su agresión y sus actividades maliciosas en todo el mundo incluida África», según una declaración divulgada por la embajada ucraniana en Senegal.

En la votación del Consejo de Seguridad del mes pasado, que Rusia vetó, ningún otro país se puso del lado de Moscú, aunque cuatro delegaciones (China, India, Brasil y Gabón) se abstuvieron.

En las dos resoluciones previas de la Asamblea General contra la invasión rusa, 141 y 140 países votaron a favor, 5 en contra (Rusia, Bielorrusia, Corea del Norte, Eritrea y Siria) y 35 y 38 se abstuvieron, entre ellos China, respectivamente.

La tercera, a finales de abril, que suspendió a Rusia del Consejo de Derechos Humanos, resultó en una erosión de la unidad internacional contra Moscú, con muchas más abstenciones (58) y votos en contra (24) frente a 93 votos a favor.